Palacio Legislativo de San Lázaro, 09 de enero de 2017        

Boletín 11/18    

   


CON CAMPAÑA SOBRE ALIMENTACIÓN, PRI SIMULA

COMBATIR PROBLEMAS DE SALUD

• La diputada Araceli Damián González aseguró que ese partido busca “lavarse la cara” en lugar de resolver la desigualdad y pobreza social.

• Apuntó que el hambre y la obesidad tienen que ver con los bajos salarios, y que estos problemas no serán subsanados si no se cambia el actual modelo económico.

Los legisladores federales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) simulan combatir los problemas de salud ligados con la mala alimentación en México, al promover una campaña propagandística a nivel federal y no resolver la desigualdad y pobreza social desde su raíz, aseveró la diputada Araceli Damián González.

Lo anterior ocurrió luego de que en la Segunda Comisión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión se aprobó un Punto de Acuerdo, presentado por senadores del PRI, para exhortar a la Secretaría de Salud y sus homólogas en las 32 entidades federativas a fortalecer las estrategias y acciones para promover la buena alimentación en toda la población, con el fin de disminuir el número de casos de enfermedades crónicas.

“Estos Puntos de Acuerdo son únicamente una simulación. Estamos como Congreso apruebe y apruebe puntos, que francamente me parece que es nada más para lavarse la cara de lo que verdaderamente está pasando en este país”, criticó la Presidenta de la Comisión de Seguridad Social en el Recinto Legislativo de San Lázaro.

La integrante del Grupo Parlamentario de Morena apuntó que el hambre y la obesidad en el país van más allá de malos hábitos alimenticios en la familia, como sostienen legisladores del Revolucionario Institucional, y que dichos problemas de salud estriban en la precariedad de los salarios.

“El hambre tiene que ver con una pobreza crónica en la cual, si no se cambia el modelo económico, si no se mejoran los salarios, si no se formaliza a la fuerza de trabajo, no va a haber campaña que permita a la gente, con estos salarios de hambre, alimentarse bien”, lamentó.

Destacó que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la región el 50 por ciento de la fuerza de trabajo cuenta con seguridad social, mientras que en México alcanza tan sólo el 30 por ciento. Por esta razón, agregó, la medida propuesta por el PRI es un simulacro y de ninguna manera atiende la crisis en seguridad social.

Damián González expuso que debido a la política económica actual, los pensionados ganan 200 dólares, cuando en 2010 el ingreso era de 440 dólares.

“Me parece que estamos en una simulación de decir ‘vamos a hacer campañas’, cuando en realidad lo que deberíamos estar haciendo son modificaciones importantes a la estrategia económica”, enfatizó la diputada federal capitalina.