Palacio Legislativo de San Lázaro, 10 de octubre de 2017        

Boletín 474/17    

   


OBJECIÓN DE CONCIENCIA IMPULSADA POR ENCUENTRO SOCIAL,

PONE EN RIESGO LA SALUD O VIDA DE LOS PACIENTES

• Las reformas al Artículo 10 Bis de la Ley General de Salud no amplían las libertades democráticas, sino que las limita, aseveraron las diputadas Mariana Trejo y Rocío Nahle.

• Dicha propuesta detendrá el avance logrado en materia de derechos humanos y de acceso a la salud en nuestro país.


Morena respeta los derechos humanos, el libre credo y la libertad religiosa de todos los mexicanos, pero también su derecho a decidir sobre su propio cuerpo, por lo que la propuesta del Partido Encuentro Social (PES) para que el personal médico pueda apegarse a la objeción de conciencia y negarse a realizar algún tratamiento, no amplía las libertades democráticas, sino que las limita y además pone en riesgo la salud o vida del paciente.

Así lo manifestaron las diputadas Mariana Trejo Fuentes y Rocío Nahle García, con motivo de la iniciativa de reformas al Artículo 10 Bis de la Ley General de Salud, cuyo objetivo es que los profesionales, técnicos, auxiliares y prestadores de servicio social del Sistema Nacional de Salud, tengan la oportunidad de hacer válida dicha objeción y excusarse de participar en tratamientos, programas u otras actividades que contravengan su libertad de conciencia, con base en sus valores o principios éticos.

Al presentar el posicionamiento del Grupo Parlamentario de Morena, Trejo Fuentes aseveró que la propuesta del PES detendrá el avance logrado en materia de derechos humanos y de acceso a la salud en nuestro país.

“Esta iniciativa sólo servirá para negar el acceso al derecho a la salud y pondrá en riesgo la vida de todas las personas, al colocar al personal de salud bajo un clima de objeción de conciencia en el marco de la ley. Sin embargo, no puede existir objeción de conciencia institucional, en razón de que todos los entes forman parte del Sistema Nacional de Salud y bajo esa premisa están obligados a cumplir la ley”, puntualizó.

Explicó que dentro de los objetivos de la medicina está preservar la salud; cuidarla y aliviar el dolor del paciente, por lo que la negativa de acatar la ley invocando motivos éticos o religiosos debería conciliarse con los derechos humanos y el avance científico.

En ese sentido, subrayó, es primordial resolver la contradicción entre el derecho individual a la objeción de conciencia del personal médico y el derecho a la salud que la ley reconoce a los ciudadanos. La legisladora federal por Zacatecas destacó que en la Constitución Mexicana no existe precepto expreso que proteja el derecho a la objeción de conciencia y que, por el contrario, se ha considerado que las convicciones religiosas no pueden ser motivo para incumplir leyes.

“Ello permite suponer que el presente dictamen no cumple con los requisitos esenciales para salvaguardar el ejercicio de los derechos de las mujeres y de otros sectores de la población”, recalcó la también integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Por su parte, la diputada Rocío Nahle García denunció que con la aprobación del establecimiento de la objeción de conciencia del personal del Sistema Nacional de Salud, millones de mexicanos podrían quedar sin atención médica por cuestiones meramente morales.

“En Morena respetamos otras opiniones, respetamos los derechos humanos y respetamos el derecho a ser atendidos. Hablamos por millones de mujeres, por millones de niños, por millones de hombres que no pueden ser atendidos ahora porque habrá una objeción de conciencia”, enfatizó la Coordinadora de la bancada de Morena.

Desde su curul, lamentó que la iniciativa de la diputada Norma Edith Martínez, integrante de la Fracción Parlamentaria de Encuentro Social, también signifique un grave retroceso en materia de ciencia y tecnología, particularmente por razones religiosas.